martes, 22 de octubre de 2013

Buscando el atardecer encontré la libertad

Nos vamos lejos muy lejos, buscamos la libertad  en esas urbanizadas ciudades abarrotadas de personas, creemos que estas nos darán la libertad suficiente para llegar a ser autosuficientes, para dirigir nuestra propia vida,pero no nos damos cuenta que esas grandes ciudades son como un tablero de ajedrez y nosotros un peón mas que intenta superarse a si mismo esquivando jugadas.
Olvidamos los amaneceres, las puestas del sol incluso la luna llena , nos olvidamos de las estrellas, de las flores, nos olvidamos de la madre naturaleza, en nuestra agenda solo hay tiempo para vuelos, reuniones importantisimas, viajes a lugares remotos donde no salimos del hotel,... Y todo esto son nuestras ocupaciones de nuestras vidas perfectas porque claro somos personas tan importantes que no podemos andar perdiendo el tiempo.
Nos creemos  los dueños de la Tierra, capaces de cambiar el tiempo y tentar a los desastres naturales, y lo que no sabemos es que somos esclavos de ella.
Buscamos ser perfectos, que nadie pueda superarnos en ningún aspecto, y con la famosa frase de mi amigo Maquiavelo siempre por medio "El fin  justifica los medios" y quizás nos olvidamos de lo más importante, la naturalidad, en estos tiempos que corren a veces tan artificiales olvidamos que la perfección no se encuentra en un bote de maquillaje ni en un rimmel si no en la naturaleza, esta a la que tenemos tan abandonada y descuidada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario