sábado, 7 de diciembre de 2013

¿Es el matrimonio el fin de la chispa?

¿Qué hay después de las perdices? El príncipe y la princesa comen todos los días perdices y asisten a cenas y bailes o terminan comiendo lentejas y durmiéndose en el sofá mientras ven la telenovela.

¿Es el matrimonio el causante de que se apague la llama?

Nos casamos para consagrar nuestro amor, pero con el tiempo nos  alejamos aún más de este.

¿Para qué sirve el matrimonio? De que te sirve formalizar una relación,si esto va a implicar la pérdida del amor en la pareja.

Puede que estemos obsesionados en definir nuestro amor, en ponerle nombre, alejando de este lo que de verdad sentimos.

¿Llegamos  a aborrecer al supuesto amor de nuestras vidas o simplemente nuestros sentimientos hacia el cambian?

¿Se evapora el amor como el agua? Cuando una relación esta en ebullición, es decir en  constante presión, rebosan las obligaciones y los compromisos, haciendo que se pierda así poco a poco el amor y la pasión de la pareja.


¿Mata el matrimonio al amor y a esas mariposas del estómago?

¿Acaba el amor convirtiendo a tu príncipe azul en un compañero de piso, y a ti en una resignada mujer que intenta creer que todavía sigue enamorada de un hombre que ni se para a mirarla cuando llega del trabajo?

¿Es el matrimonio un arma de fuego contra el amor?


Cuando la gente se casa, y dice con una sonrisa de oreja a oreja –si, quiero, pienso que no tiene en cuenta todo lo que este “si quiero” implica, no lee las cláusulas del matrimonio, no  lee la letra pequeña, se deja llevar por la locura del amor pero no piensa lo que viene después de esos bonitos días de recién casados. 


El matrimonio no garantiza un final feliz, solo un final.

Pero yo no creo que el problema este en el amor, sino en la relación entre amor y compromiso, una pareja que se une en matrimonio es más que una pareja, son dos amigos, compañeros,confidentes,... Y quizá este hay el problema quizá sea difícil encontrar un amor así. Un matrimonio es la unión de muchas relaciones a la vez, y cuando falla una puede ocasionar un desmantelamiento de las siguientes.  Sinceramente no creo en el amor del matrimonio, no creo en la unión de amistad y pasión, pienso que con esa unión perdemos esa chispa, ese “zsa zsu” del que nos enamoramos.


Un matrimonio es un compromiso muy serio y el amor esta lleno de altibajos, de idas y venidas, de “te quieros”, y de “te odios”, de sin sabores de esta continua montaña rusa.


Y es que en el amor como en los braseros de ascuas si quieres calentarte debes mover las ascuas con frecuencia, sino las ascuas se enfriarán y al final la llama acabará apagándose.

En temas de amor nada esta claro. El amor es una continua conquista y en el matrimonio la conquista se da por conquistada.




“No sabia si era perfecto, no sabia lo que éramos, no  sabía si me casaría con el, ni si nuestra historia duraría, tenía dudas, buscaba la magia, los fuegos artificiales, ¿era él lo que yo siempre busqué?, ¿Era para mí? No lo sabia, solo tenía claro que en ese momento me sentía la mujer más enamorada del mundo.”








No hay comentarios:

Publicar un comentario