domingo, 13 de julio de 2014

"Moda" o rollos de varios meses

Modas que vienen, modas que van, colores neón, prendas punk, entre tanto cambio nuestros armarios están a rebosar, y año tras año, moda tras moda, ropa tras ropa, aún no sabemos que llevar.


Cuando se inaugura una temporada, aparecen las nuevas “modas”, nuevas propuestas,  nuevos estilos, nuevos iconos, la sociedad da un sutil giro.


Muchas tendencias nos resultan atractivas y arriesgadas, nos llaman la atención, nos gustan. Luego en frío lo pensamos y claro las apariencias engañan y no por nada, sino porque muchas tendencias no a todo el mundo le quedan bien, ya sea porque eres bajita, delgada, ancha de caderas o midas 2 metros. El caso es que te lo compras, te lo pones y sales a la calle con el puesto,  sea tu estilo o no, te quede bien o mal, te lo pones y todo porque hubo un momento en el que te sentiste atraída por el,pero mi pregunta es: ¿Cuánto durará esa atracción?


Con el amor pasa algo parecido, continuamente nos sentimos atraídas por esas “personas especiales”,  pero esa atracción en algunas ocasiones solo es física, o incluso química pero esta química es temporal, las burbujas, la chispa o la magia se acaban pronto, y es que el amor es efímero, cambia, se renueva y vuelve a nacer de las cenizas.


Mucha gente cambia de amor más que de bragas, y es que cuando no tienes un estilo fijo ni un criterio a la hora de elegir tu ropa, todo te parece bien, te abres demasiado al mundo, y el mundo te abre demasiado el corazón hasta que te lo rompen.



Desamor tras desamor, sola estas, sentada en el sofá, tu gran amor de ayer hoy no está, una fuente de helado y un cojín a tu lado, el corazón roto, y  el amor a un lado. Aunque todo este igual que ayer todo ha cambiado.



Tengo la esperanza de que algún día muchas arriesgadas “canis” se miraran al espejo y se darán cuentan que esos “crop top-ombligueros” que ahora son su prenda estrella no le sientan tan bien como pensaban, sin embargo a pesar  de que se habrán tirado meses y meses  usando esas prendas, ¿Crees que le habrá importado lo más mínimo ir con esas pintas a un sin fin de botellones?


Al fin y al cabo estamos aquí para experimentar, sí puede que algún día miremos avergonzados  fotos del pasado, pero quien no ha cometido errores en el amor, quien no ha ido vestida como una vagabunda en época de exámenes, quien no se ha caído con los tacones y se ha roto los pantalones un sábado noche, quien no se ha maquillado alguna vez con la pistola de Homer Simpson, ¿Quién no se ha equivocado?


Y aunque muchos crean que la edad da la sabiduría, yo soy de las que quiere morir aprendiendo.



En la moda como en el amor, quien no arriesga no gana, somos víctimas de las tendencias y estamos condenados a enamorarnos, vivimos definiendo nuestro estilo (acorde con nuestra personalidad) y buscando continuamente el amor.



Los que pasan de arriesgar se van a las rebajas, a mi especialmente no me gusta arrastrarme entre sobras y restos,  pero bueno también es verdad que te ahorras un buen pico.


Hay personas que pasan de arriesgar y apuestan por lo fácil, también corren peligro a quedarse con lo que nadie quiere, los restos, o quedarse sin nada.


El amor nunca fue fácil sin embargo en las rebajas se empeñan en hacerlo  todo tan sencillo y económico, reduciendo la magia, las mariposas en el estomago y los fuegos artificiales, todo por un refresco del Mercadona que a penas tiene gas.


Como alguien dijo alguna vez lo barato sale caro y el amor de rebajas no tiene garantía.


Pero antes de acabar me gustaría explicar que “la moda” a la que me refiero es la moda meramente comercial, es decir a la que nos tienen acostumbrados las cotidianas empresas de "moda", en las  que el diseño es escaso y las nuevas propuestas se introducen paulatinamente. Un breve ejemplo:- New Collection – top peplum  negro, (3 SEMANAS DESPUÉS)- New Collection- Top peplum blanco con encaje.

En  definitiva es un mecanismo de comercio y marketing, en el que la  moda importa poco y la sociedad cae constantemente en sus redes. Nos animan a comprar creyendo así que “iremos a la moda” pero nos alejan aun más de esta, nos trasmiten un cutre concepto de lo que es la moda y nosotros nos lo creemos.